jueves, 10 de mayo de 2018

La Espada


Pronto será cortada la hierba.
Se marchitará toda flor y pronto
toda flor de campo será gloria.
Porque un viento soplará como nunca.
No bastarán los montes para dar gritos.
No bastará el valle para el fuego,
ni sus animales para el sacrificio.
Como polvo serán esparcidas las naciones
y las islas nunca más serán rodeadas del todo.
Como nada será el conocimiento,
pues no pudo calcular del mar sus aguas,
ni pudo honrar los puntos certeros,
ni tuvo en cuenta el hueco Antártico.
Ni miró arriba el que dijo ser sabio.
Depondrán turbantes, quitarán coronas.
Vendrá un tiempo de sentencia,
vanidad y suplicio, en donde entonces,
se manifestará más que nunca el impío,
y más que nunca volarán las saetas.
Adivinarán mentiras y las creerán por dinero,
tragarán sangre en banquetes donde profanarán niños.
Llegará pasto de fuego hasta las casas,
correrán en busca del auxilio pero,
soplará un viento como nunca
se derramará la ira para degollar como nunca,
a ruina, a ruina, reducirá a ruina.
No volverá a vaina en el lugar que te criaste.
Aquí delante de todos pulida en resplandor,
para brillar como rayo, para brillar más que el sol.
Encenderá fulgor cegador hacia ti temerario.
Hasta ti peste despreciable, hasta ti artífice de dolor.
Cuyo día está marcado para consumación.
Para consumación. Para consumación.
Y nunca más maldad, nunca más horror.
Porque un viento soplará como nunca.
Cuando mueva su espada el Rey y Señor.








Yia

martes, 8 de mayo de 2018

Sale del Santuario

He visto las hojas,
me han mostrado la espesura
y detrás de eso hay blanco.
Y no sabes si es nieve.
He visto las hojas desde lo alto
y no es altura como tú la comprendes.
Es entrar en donde todo es milagro.
Y tú serías algo así como
el agua. Y luego mosto.
Vino nuevo en un odre muy vasto.
He visto las hojas.
Entendí que eran árboles
grandes pero no es la grandeza
como tú la conoces.
Tenían algunos algo, como
algodón, como hojuelas,
y no sabes si es nieve
o un alimento extraño.
Y te hacen entender la belleza,
el gozo, te hacen saber
que es muy deseable, delicioso,
puro, excelso, y te hacen
saber que es supremo
y no lo supremo como tú lo conoces.
Y tú quieres probarlo.
Hay árboles cerca de un río
pero no es un río como tú
lo conoces, es algo muy alto.

-Yia

miércoles, 14 de marzo de 2018

Altar

Un crisantemo brotó aceite.
Aceite rosa en visión de sueño.
(Quien viene y quien
vendrá y que todo lo nombra.
Todo lo posee, si respira.
El mismo nombre suspira.
Yahweh, el mismo nombre
exhala vida.
Como quien tiene una mesita.
Todo es aroma.
Como aquel día que cumplí
años y compré mirra.
(Para ti mirra, para ti
mirra, como el primer regalo.)
Como aquella casia
que hiciste llegar
sin que la pidiera,
no era casualidad
que emanara delicia.
Como el secreto
de la casa y las aguas
salutíferas.
Así es el altar,
y tú hermosa/o te inclinas.
Como quien mezcla
la casia, el áloe
y la mirra, para emular el olor
de tus vestiduras, de tus vestiduras,
según el salmista.
Y yo froto mis manos
y es fuego que quema.
Olor imposible de describir,
oh Elohim,
olor imposible de describir.
(Todo es alegría.)
El crisantemo lo
explicaba y yo no lo entendía.
El umbral era más casa
que umbral, más sanidad
que fin, más cielo que luz.
El aceite era más que mis manos.
Y eras tú Yahweh,
el tabernáculo.

-Yia

domingo, 11 de febrero de 2018

Gloria Kadosh

Reine Usted Soberano
esplendor
y la orilla del cristal
suene tu gloria Kadosh
suene así en alto fa
o como quieras tú
sonar oh Yahweh.
Así como decida
la paz del lugar
suene je e e, je e e
je e e,
Je-ho-vá je e-e e-e Jeho-vá
je e e, je eh eh!
Suene tu nombre
oh Yahweh.
Y que todo se detenga
en un solo cantar
y que todo cese y no cese
y todo se detenga
y nunca pueda parar
y que no haya nada más.
Y suene así al final
del shofar... 
Je e e je e e
je e e Jehová
je e e je e e
suene tu nombre otra vez,
y otra vez, otra vez,
otra vez al final del shofar,
suene tu nombre,
Oh Yahweh.

-Yia

jueves, 14 de diciembre de 2017

En definitiva era eso. Todo.
Casi lo máximo, y ahora otro infinito.
Otra vuelta de gusano en giro
penetrando cualquier portal
que contiene una esfera,
un mejor punto hacia aquello
que en definitiva era eso. Todo.
Casi lo máximo,
y en medio de la entropía
el mismo orden cuenta
que no hemos comprendido,
que nunca llegaremos a entender
tanta armonía, allá todo sabe
qué hacer y cuándo.
Porque en definitiva siempre
fue eso, casi lo máximo, todo.
Y ahora otro infinito.

Yia.

sábado, 4 de noviembre de 2017


Jehová


Por quién eres, 

por ser sólo lo elevado, sólo lo excelso.

Porque tu belleza no es sólo

la belleza extrema, y es más que eso.

Es más que gloriosa tu faz,

y toda la faz dirá que Santo es, el valor

absoluto.

Eres más que perfecto,

mucho más que lo que puedo describir

y aún más.

Más.

Aun más, que espléndido.

Porque he llegado a ver que superas

lo que todo espectador consume, 

que no veo que ni siquiera me acerco a ver,

que no hay sentidos para ver como ves.

Que eres la vista.

Que sobrepasas.

Y no hay cosa, no hay boca,

que pueda decir cuán cortante es tu espada.

Que no hay racionalidad

que razone lo que tú

observas, lo que tú conllevas,

lo que te hace ser

lo que trasciende, la respuesta.

Lo que es limpio,

lo que es eminente,

lo que duele con dolor sin dolor

al ser percibido,

porque de tan fuerte eres sublime.

(Por quién eres)

Lo que se deja posar suave,

tan admirable,

tan engrandecido.





viernes, 14 de julio de 2017

Intérprete

Lo quieres simple


tan sencillo que pueda


describir el mar


y traducirlo


quieres que escriba


las estrellas


pero yo soy todo lo


dicho


y el peso de las


palabras.


Quieres ver mis ojos


contando luces


destinadas a ser gotas.


Pero yo soy esto


que ves debajo del manto


donde aletea


siempre un tiempo,


un viaje indefinido


de atracciones,


y agua, mucha agua.


Me dices amor


y yo digo amor que,


hay corrientes responsables


de tanto, sin embargo,


mucho antes de que el


caracol cantara,


antes, mucho antes de


ser intérprete,


he sido silencios.


¡Ah, nuestros labios!

Antes de que pudiéramos


decir algo todo estaba dicho.


Y eso era bueno.


Era bueno.


Lo sigue siendo.





-Yia